Blocking vecinal – Acoso

La convivencia entre las personas que habitan una comunidad puede no ser del todo buena, mucho menos sencilla. Al haber muchas opiniones sobre un tema se llegan a desacuerdos, malos tratos, acosos e incluso tener que recurrir a métodos legales.

Aunque suene sorprendente, los casos de blocking vecinal o acoso son más altos de lo que uno espera. ¿De qué trata el blocking vecinal? Es la actitud de acoso que tiene un vecino (victimario) hacia otro (víctima) para lograr perturbar su bienestar y que entre en desestabilidad emocional. Esto lo logra recurriendo técnicas de amenazas, hostigamiento, violencia, mensajes fuera de tono, ofensas, actitud reacia, ruidos molestos, burlas, entre otros.

Las victimas pueden llegar a sufrir de inseguridades, desarrollar ansiedad y depresión, tener que recurrir a tratamientos psicológicos, falta de sueño, fobia, entre otros. Por ello es de suma importancia intimar estos casos bajo lo que dicta la Ley, logrando así prevenir o evitar este tipo de acosos dentro de la comunidad de vecinos.

Fases del acoso vecinal

Puede que al principio no notes el blocking vecinal, pues quizá solo es una problemática mínima entre vecinos que no llega a nada. Sin embargo, no está de más conocer cuándo está sucediendo esta situación y cómo detenerlo.

El acoso es detectable cuando estas fases se van haciendo presentes en tu comunidad:

Fase de Conflicto

Por lo general el acoso se da cuando existe una problemática en la comunidad que no se resuelve de forma inmediata. Al no darle una solución se procrastina y puede que surja un blocking vecinal hacia alguien que está en desacuerdo, no aporta al colectivo o es parte de la directiva de este.

Inicio de acoso

Todo comienza cuando el o los victimarios deciden realizar una estrategia de acoso a la o las víctimas. Este periodo puede durar un largo o corto tiempo. Todo dependerá de la negativa que tienen los victimarios hacia la víctima. Incluso de su poder al tratar de convencer a la comunidad de hacer lo mismo.

Blocking vecinal - Acoso | Administración de fincas en Bilbao

Intervención externa

Cuando se llega a esta etapa, ya es de conocimiento público la situación de acoso. Aquí se le debe informar a superiores o algún otro organismo para tomar las medidas de necesarias que solucionen la situación que padece la o las víctimas.

Marginalización y exclusión

En este punto puede que el acosado ya no resista la situación en la que se encuentra. Puede que este recurra a la huída o abandono de la comunidad, pues no ha recibido apoyo ni soluciones de convivencia.

Algunos otros deciden vivir en estado de reclusión para no ser molestados por los victimarios. Esto lleva a los afectados a una vida llena de síntomas mentales y perjuicios de todo tipo.

Los tipos de violencia del blocking

El acosador no necesariamente tiene que recurrir a métodos físicos para que la situación sea denominada “Blocking vecinal”. El acoso verbal también entra en este rubro y un sinfín de acciones, como por ejemplo:

  • Denuncias falsas a la víctima.
  • Cualquier tipo de daño hacia su propiedad como: casa, coche, jardín, pertenencias visibles, puerta…
  • Exclusión parcial o total de la comunidad de vecinos
  • Ignorar a la víctima.
  • Realizar críticas no constructivas en frente de otros.
  • Ridiculizar a la persona. Ya sea por apariencia, físico, trabajo, cualidades personales…
  • Correr la voz por la comunidad de rumores que son falsos.
  • Todo tipo de amenaza física como empujones, hostigamiento, violencia, agresión…
  • Amenazas verbales como insultos, burla, actitud reacia, ruidos molestos, desprecio…
  • Amenazas por medio de buzón, cartas, pinturas en su patrimonio…
  • Entre otros casos de acoso físico o verbal.

¿Contra quién puede estar dirigido el acoso vecinal?

El mundo del acoso vecinal no tiene límites, así que suponer que el blocking es aplicado solo a vecinos no es válido (aunque suele ser lo más habitual). Así como estos sufren, también puede ser el caso de alguien que está, en cierto modo, al mando de la comunidad.

Contra el presidente de comunidad

El vecino que es presidente de la comunidad puede ser uno de los afectados en acoso vecinal. ¿Por qué sucede? Este es el encargado de dirigir, dar órdenes y llegar a un acuerdo entre todos. Por ello, al tener un cargo de autoridad, puede que muchos de la comunidad no estén de acuerdo y comiencen un acoso vecinal hacia esta persona.

Contra un vecino

El más común si se habla de acoso vecinal. Suele suceder por no estar de acuerdo con las decisiones comunitarias, no colaborar o aportar ideas, ser conflictivo, ser crítico o simplemente no involucrarse en nada, haciendo que la comunidad se divida. La verdad, hay muchas razones por las que puede existir el acoso.

De hecho, no siempre tiene que ser hacia un solo vecino, puede ser a dos, una pareja, una familia, un grupo de personas… El o los victimarios no tiene límites en cuanto a blocking vecinal.

Contra el administrador

El que lleva las cuentas por supuesto es un posible afectado. Este puede, y en algunos casos debe, delegar a otras personas para realizar ciertas actividades, lo cual no gusta a todo el mundo. No hacer sus deberes a tiempo, altos cobros por casa (lo cual no es su culpa), muchos problemas de la comunidad que le competen a la administración… Son de por sí causas para que un victimario decida acosar al administrador de la comunidad.

Por lo general este es acusado por mala gestión, ser lento con los trámites, presentar facturas injustificadas, entre otros. Dejándola como una persona menospreciada, injuriosa y mal trabajadora. El escenario perfecto para ser víctima de la comunidad de vecinos.

Prevención del acoso en nuestra comunidad

Al ser una víctima no debes quedarte con los brazos cruzados. Es necesario actuar en el momento indicado para que la situación cese. Incluso es recomendable solucionar los conflictos entre vecinos para que estos escenarios no se presenten.

La prevención es importante, por ello hay que hacer lo necesario para evitar denuncias y no llegar a esas instancias: conseguir pruebas, instalar cámaras de seguridad, tener apoyo de un vecino…. Aquí un par de consejos a tener en cuenta:

Apoyo comunitario

No estás solo. Cuentas con el apoyo de tu comunidad o vecinos cercanos para que la situación no llegue a otras instancias. Consulta con ellos, pide apoyo al presidente, habla con tu victimario y procura resolver vuestros problemas de forma sana y mediante un acuerdo bilateral.

Lo ideal es confrontar el blocking cuando apenas está en su primera fase. Los involucrados deben tener una buena comunicación y llegar en calma a una solución. En caso de no lograrlo puede que se llegue a ámbitos legales que no se desean. Por ello, haz todo lo necesario para que la solución quede entre ambas partes.

Evitar la confrontación

Siempre hay formas de evitar las confrontaciones. La victima debe recurrir a ayuda psicológica para fortalecer su seguridad y autoestima. Se recomienda extinguir cualquier tipo de conducta de otros vecinos, ser tolerante, evitar las discusiones e ignorar cualquier insulto, hostigamiento o humillación. Esto siempre y cuando el acoso sea solo verbal.

Puede que al ignorar sus conductas el acosador se aburra y cese el blocking. Sin embargo, en caso que el acoso vecinal llegue a maltratos físicos de parte del victimario, no hay otra solución que poner una denuncia ante los daños ocasionados.

¿Cómo denunciar el acoso vecinal?

Si pretendes realizar una denuncia hacia tu acosador lo más importante es conseguir pruebas que sostengan el caso. Sin ellas no tiene sentido denunciar y puede que el caso apunte hacia ti. Conseguir estas pruebas no es sencillo. Lo ideal es grabar las conversaciones, poner cámaras para detectar los abusos, grabar audios con el victimario…

Si llegaste a recibir consultas psicológicas y tratamientos por esta situación de blocking vecinal deberás guardar los informes y gastos médicos. Además, te recomendamos que contrates a un detective privado para la tarea. Este conoce todas las formas de atrapar a tu acosador, e incluso ser un testigo de esto.

¿Quién puede denunciar?

Pueden denunciar la persona que está siendo víctima de blocking vecinal o el representante legal de este. Los vecinos que observan la situación no pueden denunciar. Estos deberán ser apoyo emocional a la víctima e incitarle a que haga una denuncia por el daño que se le está causando.

Incluso, estos vecinos serán necesarios en el papel de testigos visuales del caso para cuando la víctima decida realizar su denuncia.

Consigue un testigo

Por desgracia, las denuncias no son suficientes para armar un caso de acoso vecinal. Por ello, si algún vecino ha visto cómo te acosan física o verbalmente, hacia tus bienes y demás, es un candidato ideal para ser tu testigo. Cuantos más testigos de la situación tengas, mejor.

Tener dos voces, en vez de una contra el acusado es mejor para tu caso. Lo más seguro es que esta ayuda te sea valiosa para ganar la denuncia y dejar el blocking en tu vida a un lado.

Qué dice la Ley

Si vamos a términos legales, se habla del blocking o acoso vecinal en el Código Penal, artículo 172. En este apartado se indica que el acosador será penado con prisión de 3 meses a 2 años. En su defecto una multa de 6 meses a 2 años por los siguientes maltratos cotidianos hacia la víctima:

  • Vigilar, perseguir, buscar la cercanía con la víctima.
  • Intentar o establecer algún tipo de comunicación por medio de terceros, mensajes de texto, llamadas, notas de voz, correos, cartas, etc.
  • Utilizar indebidamente sus datos personales para contratar productos o servicios. Incluso darles a otros estos datos para que contacten personalmente con el acosado.
  • Atentar contra sus bienes, contra su libertad o el patrimonio de cualquier persona cercano a este.