¿Qué pasa si no pago la comunidad?

Así como todos dentro de la comunidad tenemos derechos, del mismo modo tenemos obligaciones. Entre ellas, hacer el pago de la comunidad. Esto está estipulado dentro de la Ley de Propiedad Horizontal, en el Art 9, donde indica lo siguiente:

Es obligación del propietario contribuir, con arreglo a la cuota de participación fija en el título o al especialmente establecido, a los gastos generales para el adecuado sostenimiento del inmueble, sus servicios, cargas y responsabilidades que no sean susceptibles de individualización.

Así que, ya conociendo para qué son estos pagos, ¿qué pasa si no pago la comunidad? El vecino que se abstenga al pago o se encuentre en situación morosa, puede que incurra en consecuencias negativas dentro de la comunidad. Incluso, la situación puede llegar a instancias judiciales si no se lo toma con seriedad.

Consecuencias si no pagas las derramas de la comunidad de vecinos

Aunque el vecino tenga varias cuotas acumuladas o solo un par, incumplir con el pago puede ser una causa para llevar la situación a términos judiciales, si es que el asunto no se arregla de forma amistosa.

Aquí algunas de las medidas legales, según la ley, que pueden se pueden tener en cuenta para tratar estos casos.

Pérdida del derecho al voto

Entre las medidas que pueden tomar los propietarios de la junta de la comunidad está el negarles a estos vecinos cualquier tipo de voto dentro de las juntas ordinarias y extraordinarias. Esta medida se toma como incentivo para que el vecino moroso salde su cuenta y que se le siga teniendo en cuenta para las decisiones de la comunidad.

Esto está regulado bajo el Art. 15 ap. 2° de la Ley de Propiedad Horizontal (L.P.H) y, puede terminar en reclamos legales más fuerte si aun así persiste en el impago. Incluso, a pesar de tener derecho a asistir a las juntas este no poseerá el derecho a su voto.

La comunidad reclama amistosamente la deuda

Este es en realidad el primer paso que se lleva a cabo cuando un vecino es moroso. El presidente es el encargado de tal acción y lleva a cabo una conversación amistosa con el propietario moroso para que este pague la deuda o las cuotas que aún no ha abonado.

El reclamo amistoso puede ser con una conversación o el envío de un burofax al propietario para que este esté al tanto de lo que debe, pues en ocasiones sucede que el vecino no sabía que era deudor de alguna cuota. En caso de ser un burofax este debe ser escrito y firmado por el presidente de la junta.

Si bien es cierto que puede ir a juicio por falta de pago, siempre es adecuado dar el beneficio de la duda para poder solventar el inconveniente sin tener que recurrir a otros medios. En su defecto, el no lograr el cometido mediante estrategias amistosas, la vía judicial es el único medio.

Inicio de tramitación judicial por impagos

Antes de entrar al procedimiento judicial con el vecino moroso es necesario tener algunos aspectos en cuenta. En primer lugar, no está de más calcular nuevamente las cuotas para corroborar que realmente se encuentra moroso y la cantidad está bien escrita. Esto puede salvar a muchos de un proceso no deseado.

En segundo lugar, hay que procurar arreglar el asunto de forma amistosa, sin la necesidad de crear conflictos entre ambas partes. Y, en tercer punto hay que notificar a la comunidad mediante convocatoria de junta la situación que se presenta con todos los vecinos con impagos.

De esta forma se explica el tema y se acuerda en junta la liquidación de la deuda, el reclamo judicial y las personas que están facultadas para ello. Además, en la carta a entregar se deben especificar las cuotas, los acuerdos dictados, la fecha, la hora, las personas que asistieron y demás requerimientos, como la firma del presidente y del administrador.

Por último, y después de remitir el acta a todos los propietarios, se envía un burofax al propietario moroso para que pague según lo acordado en la junta. Al no conseguir lo que se esperaba con esta labor, el presidente es responsable de comenzar el proceso judicial para solventar el inconveniente.

Procedimiento judicial

Al no atender los avisos amistosos de parte de la junta para poder solventar los impagos, ya es hora de recurrir a los ámbitos legales. En este punto, la decisión de lo que sucederá después será decisión del juez encargado. Pues bien, al vecino que no ha pagado se le dará un plazo de 20 días para realizar la acción.

En caso de seguir con el impago después del tiempo dado por el juez, la comunidad debe iniciar un proceso ordinario de reclamación de deuda. Para ello se requiere la asesoría legal de un abogado experto en la materia. De igual forma, para llegar a esta situación, la deuda debe estar vencida y liquidada. Se presentarán las facturas y documentos necesarios para que sea válida la demanda.

En caso de que el juez de cabida a la demanda se procede a la petición de la devolución de la cuantía exacta. El procedimiento puede durar entre 2 y 6 meses. Incluso, el demandado puede perder sus bienes, ser embargado y pagar los gastos del abogado de la comunidad.

Embargo de bienes del propietario

Al no pagar las cuotas o deuda que se tiene pendiente es posible que se pierdan los bienes del propietario. Aquí entran en juego los bienes muebles e inmuebles, saldo positivo en bancos a nombre del deudor, embargo del salario, pensión o algún otro ingreso, instrumentos financieros, valores, inversiones, entre otros.

Es importante resaltar que el impago afectará exclusivamente al propietario del inmueble, no al inquilino que se encuentra habitando el inmueble en sí. Esto considerando que el contrato de alquilar es entre el propietario y el inquilino.

Preguntas frecuentes

Si aún tienes algunas dudas en cuanto a qué pasa si no pago la comunidad aquí te podemos ayudar a responderlas. A continuación, algunas de las dudas más comunes en cuanto al impago de las cuotas o deudas de los vecinos de una comunidad:

¿Cuántas cuotas puedo dejar de pagar en la comunidad?

En realidad, no existe una cuota límite para hacer un reclamo o empezar un proceso judicial por impago de cuotas. Sin embargo, en algunas comunidades se fija una cantidad de cuotas específica en los estatutos antes de hacer un reclamo al vecino.

Si este límite no está estipulado en los estatutos de la comunidad de vecinos significara que, al tener la primera cuota impagada, se puede reclamar judicialmente la falta del vecino moroso.

¿Hay alguna razón para dejar de pagar la comunidad?

Ya sea que hablemos de cuotas ordinarias o extraordinarias, el pago de las mismas es parte de las obligaciones del propietario, así que no existe razón alguna para dejar de pagar la comunidad.

 En otras palabras, no existen términos generales que posibiliten el impago de sus deudas. Incluso, en los casos excepcionales, como estar desempleado, no son razones para dejar de pagar la comunidad. Pues esto entra en las responsabilidades del propietario y debe cumplirlas debidamente.

¿Puede expirar la deuda?

En parte, es posible que la deuda expire. Pero, para que esto pase se debe tener en cuenta la Ley. La L.P.H 42/2015 dicta que el reclamo judicial hacia los propietarios morosos por sus cuotas no abandonadas es de 15 años. Sin embargo, esta Ley fue cambiada y ha entrado en vigor a partir del 07 de octubre de 2015. Siendo el nuevo plazo 5 años.

¿Qué quiere decir esto? Pues, si existía una deuda antes del 07 de octubre de 2015, el reclamo tiene fecha de caducidad de 15 años. Ahora, si el reclamo fue el 07 de octubre de 2015 o después de esta fecha, el tiempo es de 5 años según la ley.

En pocas palabras, si ha pasado el tiempo que dicta la Ley de Propiedad Horizontal (LPH) en cuanto a la exigencia del pago, el derecho ha prescrito. Lo que quiere decir que no se puede reclamar. Considere que, cualquier requerimiento, burofax enviado o puesta en demanda ante el juzgado interrumpirá los plazos mencionados anteriormente.